Salud - Polímeros termoplásticos, elastómeros y aditivos

mexpolimeros
info@mexpolimeros.com - tel. 477 7350309
info@mexpolimeros.com  - Móvil y Whatsapp +52(562)3758904
Móvil y whatsapp +52(562)3758904
info@mexpolimeros.com



Vaya al Contenido

Salud

Salud
¡ATENCIÓN! La información proporcionada aquí no debe interpretarse de ninguna manera como consejo, instrucciones y/o indicaciones médicas y no sustituyen una visita a su médico. Cada quien es responsable del uso que decida hacer de la información aquí obtenida. Esta página es meramente informativa, no invita al utilizo y/o consumo del producto, y no asume ninguna responsabilidad. La información proporcionada es de naturaleza complementaria y no pretende ni implica sustituir el asesoramiento médico profesional.

Salud


La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. La salud tiene una importancia vital para todos los seres humanos. Una persona con mala salud no podrá estudiar o trabajar adecuadamente y no podrá disfrutar completamente de su vida. Por lo tanto, el derecho a la salud constituye un derecho fundamental de todos los seres humanos. Como lo define el diccionario, Salud es el estado de normalidad funcional de nuestro organismo. Constituye un fenómeno positivo y de naturaleza única.  Enfermedad es la manifestación de desarreglo funcional del cuerpo, o sea, alteración de la salud, un fenómeno negativo también de naturaleza única. Así que no hay enfermedades sino enfermos y tampoco hay enfermedad local, sino como efecto del desarreglo general. La diversidad de síntomas es determinada por la herencia, la edad, el sexo, la ocupación, la costumbre, el clima, etc. Salvo accidente, el cuerpo no se enferma por parte: o está sano o integralmente enfermo. Aunque el accidente y la enfermedad se caracterizan por la alteración mayo o menor del funcionamiento del organismo afectado. La enfermedad es la sanción que nos impone la Naturaleza por la trasgresión de sus leyes que rigen la vida. Mediante el dolor nos vemos obligados a enmendar rumbos. También representa una crisis, reacción defensiva del organismo que procura, expulsar las impurezas que le perjudican y que siempre se adquieren por nutrición no natural. Una vida juiciosa con nutrición adecuada y eliminaciones activas, regenerará la composición de la sangre heredada por los hijos de padres, que intoxicaron su organismo con una vida de errores o vicios. El concepto de enfermedad que atribuye ésta a la infección microbiana, pretende hacer desaparecer los males del hombre mediante procedimientos extraños al enfermo, medicamentos, cirugía, vacunas, etc. La nutrición normal (frutas crudas y semillas de árboles) no exige esfuerzo al organismo, lo que significa que tampoco altera las temperaturas del cuerpo que respira aire puro por los pulmones y la piel. Esa nutrición proporciona lo que necesita el organismo sin dejar impurezas en él y supone eliminaciones normales. Por esto es que la salud en última instancia depende de la nutrición. La nutrición inadecuada que exige un excesivo y prolongado trabajo del aparato digestivo es causa de fiebre interna y, por esa vía, de la producción de sangre impura. Esto rebaja la energía vital del individuo y origina las diversas anormalidades que se clasifican como enfermedades.

Enfermedad aguda y crónica


La alteración de la salud puede ser aguda o crónica. La primera denuncia un activo esfuerzo de la energía vital para restablecer la normalidad orgánica alterada o perdida por llevar una vida antinatural. Ella constituye una crisis curativa que, si es favorecida y no sofocada, restablece la salud integral del cuerpo. Las dolencias agudas son propias de la infancia y de personas robustas. En el enfermo crónico el organismo convive con su desarreglo funcional porque carece de la energía vital suficiente para operar una crisis curativa , vale decir, un proceso agudo de purificación. Los males crónicos predominan en la vejez y en individuos debilitados por desnutrición e intoxicación o tratamiento medicamentoso.

"Encuentra bienestar y equilibrio con información para cuidar tu salud"

Hipócrates fue el Padre de la Medicina. Era un médico, bueno, desinteresado y sabio. Nació en el año 470 a. de C. Era contemporáneo de Sócrates y Platón. Dejó 400 libros sobre Medicina, sobre farmacia y ciencias naturales..  Curaba, diagnosticando la enfermedad, por la auscultación y la observación del enfermo. De sus enseñanzas, surgió el sistema de prácticas profesionales, fundado en el estudio de la Naturaleza y en la investigación racional. Curaba con hierbas medicinales recomendando: dieta, reposo, tranquilidad y tisanas preparadas con hierbas medicinales.  Casi dos mil años después, sus sistemas siguen siendo de actualidad. En cuanto al tratamiento con hierbas, cada vez va tomando más y más auge. La prensa diaria cada día nos trae noticias de maravillosas curaciones de las más variadas enfermedades. El cáncer, parece será dominado con una planta hallada en el Brasil. Creemos firmemente que no quedará ningún flagelo causante de dolores y de la misma muerte, que no serán totalmente dominados con los remedios que están listos para curarnos, preparados por la Madre Natura y aplicados por el galeno
La información relativa a medicinales, plantas medicinales y suplementos se extrae de libros de fitoterapia y material informativo de las empresas fabricantes y no pretende sustituir el consejo médico. Las aplicaciones comunicadas no tienen en ningún caso carácter prescriptivo ni terapéutico.